Categorías
Política

Debate de ideas entre Laura e Iñigo

Un día de estos hablando con un buen amigo mío, (compañero de colegio y no nacionalista), salió el tema Ibarretxe. Viendo sus gestos, muy educados pero reflejando un rechazo frontal, se me ocurrió preguntarle.¿Que recuerdas de los diez puntos del denostado Plan Ibarretxe?. Se quedó un poco cortado y solo pudo balbucir algo así como que eran pura fantasía. Recordaba la aspiración, inaceptable para él, de llegar a ser un Estado Libre Asociado. Para hacerle ver que de fantasía nada de nada, se los fui aclarando un poco de corrido, haciéndole ver lo razonable de unas propuestas que incluso podrían tener encaje en la Constitución española. ¿Cómo no se va a poder hablar del derecho a decidir de los ciudadanos de Euskadi; de la mejora de las relaciones entre Euskadi y Navarra; de la relación de Euskadi con Iparralde; de la defensa de la cultura, lengua y hasta selecciones deportivas vascas; del respeto a las instituciones vascas; de un ámbito judicial vasco; de un ámbito laboral vasco; del control vasco de infraestructuras; del blindaje de los acuerdos España-Euskadi y de la presencia de Euskadi en el mundo?.

Con este telón de fondo, será curioso escuchar a Laura Mintegi y a Iñigo Urkullu, en el próximo debate de ideas que tendrá lugar en la cámara vasca. Personalmente me parece muy importante empezar por separar los conceptos “ciudadanía vasca” (en la Constitución española) y Pueblo Vasco (según los derechos históricos). Espero que ambos candidatos nos hablen desde la pertenencia a un Pueblo con identidad propia y desde el respeto al conjunto de la ciudadanía vasca que no les ha dado su voto. El segundo punto importante es, para mi, el no separar el debate soberanista/independentista, del de la defensa de los derechos de las personas mas desfavorecidas. El tercer punto sería centrarse en los programas y ver cuanto miran hacia el futuro o cuanto siguen mirando a un pasado ya superado. Vamos a ver, por una parte, su grado de sintonía en el tema de la soberanía y la convivencia pacífica. Por otra, sus diferencias en política económica, en la defensa de todos los derechos humanos y en sus propuestas en favor de quienes lo están pasando realmente mal.

No se vislumbran grandes problemas a la hora de hacer converger las ideas de EH BILDU y EAJ/PNV, en temas identitarios y de consolidación de la paz. Independentistas y soberanistas se consideran parte de un Pueblo Vasco con identidad propia, quieren serlo con todas sus consecuencias y desean convivir dignamente con los pueblos de su entorno. En este terreno, las diferencias entre ellos nunca serán abismales. Donde el panorama se hace mas sombrío es en la discusión sobre programas económicos y sociales, pensados para salir del túnel del desempleo y la marginación. ¿Continuamos con una economía neoliberal individualista que solo piensa en el beneficio y se apoya, entre otras cosas, en el canibalismo financiero; en la deslocalización industrial propiciada por la globalización; en la explotación de la miseria; en la construcción de infraestructuras faraónicas que solo benefician a unos pocos; en la producción en masa de productos con fecha de caducidad, sin preocuparse de los límites del crecimiento alocado y de la contaminación ambiental?. ¿Optamos por liderar la reestructuración de empresas y mercados, impulsando un cooperativismo humano y solidario que anteponga las personas a los beneficios?.

Me encantaría que ambos candidatos contestaran afirmativamente a la segunda de las preguntas. La consecuencia inmediata sería una redistribución de la riqueza mas equitativa y la apertura de nuevos caminos a la generación de empleo y a la protección de la naturaleza. Por ejemplo, incentivaría la relocalización de actividades industriales, agrícolas y de servicios, utilizando al máximo los recursos propios Se reduciría el despilfarro a base intensificar la reutilización y el reciclaje. Y seguro que se harían muchas cosas mas porque al trabajar en equipo, con objetivos comunes, irían surgiendo continuamente nuevas ideas. Definitivamente, sustituyamos el beneficio por la solidaridad, haciendo de la compasión y la cooperación el motor de nuestro progreso , sobre todo como personas. ¿Que futuro sería el nuestro, si nos quedáramos en manos de quienes suspiran repitiendo eso de….”que me quede como estoy”?. De momento, Laura e Iñigo tiene la palabra.