Categorías
Política

Preocupante aversión

Han pasado mas de setenta y cinco días desde que depositamos nuestro voto en las urnas y, si no me equivoco, aún no ha asomado ni el mas mínimo acuerdo entre EAJ y EH BILDU. Para quienes queremos ver hechos mas que escuchar palabrería, empieza a ser un poco decepcionante. Pues bien, el próximo 12 de Enero se presenta una nueva oportunidad de dar un pasito en común. Podríamos participar todos en una manifestación centrada exclusivamente en la excepcionalidad represiva aplicada contra los presos vascos, y una vez mas va a ser que no. La alérgica aversión mutua, entre los lideres del bizkaitarrismo peneuvista y la cúpula del abertzalismo bildutarra nos va a dar un nuevo disgusto. No hay forma de sumar, a pesar de estar de acuerdo en la necesidad de acabar con la dispersión, la doctrina Parot, la vengativa crueldad con los enfermos, el castigo a los familiares , etc.. ¿Que la nueva manifestación no va a resolver el problema por si sola?. Por supuesto que no, pero el efecto no sería el mismo si en lugar de participar cincuenta mil personas, lo hicieramos ciento cincuenta mil. El ejemplo de la última Diada catalana está ahí. Además, el poner este granito de arena, mostrando la posibilidad de coexistencia entre nacionalistas, soberanistas y abertzales, no impediría que cada partido o coalición pudiera desarrollar su propia política.

Mi decisión está tomada. Como hijo de este nuestro querido pueblo, aunque lamentablemente con escasísimo gancho, me siento en la obligación de decir que yo sí asistiré el 12-U.