Categorías
Religión

Providencialismo cómodo

Según voy escribiendo estas líneas, quizá tendría que encender la radio para evitar que el último acontecimiento, más o menos espeluznante, las haga obsoletas. Y el caso es que, desde nuestra religiosidad providencialista, tan sumamente cómoda, hasta nos atrevemos a interpelar al propio Dios. ¿Cómo un Dios que es Padre, y además omnipotente, puede contemplar impasible el inmisericorde chapoteo de su hijos, en la calamidad y miseria?. ¿No suena a perversión del lenguaje el repetir, una y otra vez las coletillas “gracias a dios”, “si dios quiere”, “ha sido la voluntad de dios”, etc., dada su aparente nula intervención en nuestro caminar en el día a día?. ¿Podemos hacer a nuestro dios peor de lo que somos nosotros mismos?. ¿Se equivocó al hacernos libres, creadores, pequeños dioses que osamos ponernos a su altura?.

La vida tiene muchas caras, pero la noticia suele estar en la mas tétrica. Tanta violencia, enfermedad, mutilación, hambre, muerte, etc. llega a desbordar mi capacidad de comprensión. y me deja a los pies de preguntas y mas preguntas ¿Será verdad que la libertad de cada persona pasa por encima de la teórica omnipotencia de los dioses?. ¿Será que las personas no hemos buscado bastante, no hemos inventado bastante, no hemos trabajado bastante, no hemos luchado bastante, etc., para vencer al mal en el mundo?. ¿Son los dioses un invento con el que podemos sumergirnos en una mística irresponsable, para desde allí buscar una explicación cómoda a cuanto acontece?. ¿Cómo puede intervenir un dios en el mundo, respetando siempre nuestra propia libertad?. ¿Lo hace a través de esas personas, “amantes gratuitas”, volcadas en el servicio a los demás?. ¿Estamos ante una omnipotencia de engendramiento de amor, hasta en la peor de las circunstancias?. ¿Por qué el ídolo Ronaldo está triste y, sin embargo, gente mas pobre que él, eternos perseguidores de un éxito que no llega, se declaran felices?. ¿Será verdad que el Dios verdadero, sea de la creencia que sea, se ha abandonado al hombre y necesita de él, para mostrar la omnipotencia de su amor a la humanidad?.

En fin, demasiadas preguntas necesitadas de respuestas que broten de las mismísimas entrañas de la humanidad. Habrá que seguir buscando al Amor de vida que resucita y pone a nuestro alcance, en este complicado mundo, la felicidad mas íntima. ¿Puede servirnos de guía el Jesús de Nazaret histórico?